En los últimos años estamos viendo un crecimiento exagerado de alumn@s con diagnóstico de THDA, en cualquiera de sus variantes (hiperactividad,  déficit atencional o ambos). Merece la pena señalar que el diagnóstico del THDA no corresponde a  profesores ni a psicopedagogos, ni siquiera a psicólogos. Es un diagnóstico que corresponde a especialistas del campo de la neurología y de la psiquiatría por lo  que requiere un estudio en profundidad.

Los tratamientos que han demostrado efectividad para este trastorno incluyen el tratamiento farmacológico, el tratamiento psicológico,-orientado a tratar los problemas de autoconcepto en los niños-, y el apoyo psicopedagógico para reducir el posible retraso escolar como consecuencia de dicho trastorno.

Image by © Wolfgang Flamisch/Corbis

En muchas ocasiones, el tratamiento farmacológico, reduce tanto los síntomas más llamativos que nos olvidamos de los otros dos tratamientos, o por el contrario, padres reacios al tratamiento farmacológico deciden no intervenir plenamente ante dicho diagnóstico.

En mi opinión, y basándome en la observación y tratamiento de casos durante más de 20 años, he llegado a la conclusión, de que en un porcentaje muy elevado el diagnóstico de THDA se puede llegar a evitar, y por tanto cualquier tratamiento relacionado, especialmente el farmacológico, mediante un análisis y valoración del entorno más cercano del alumno, (personal, social, escolar, familiar).  En estos entornos en los que se desenvuelve el alumno no todo funciona siempre a la perfección y eso puede afectar a aspectos emocionales del niño que pueden desencadenar conductas inatentas o incluso disruptivas que se incluyen  en el cajón de sastre que últimamente supone el THDA, aunque en la mayoría de los casos, esas conductas no son causa, sino consecuencia de aspectos emocionales, susceptibles de mejora.

Es importante distinguir cuándo el THDA es causa y cuándo consecuencia, utilizando unas adecuadas herramientas diagnósticas y así poder determinar las líneas de actuación en cada caso concreto, y desde luego, no siempre el tratamiento pasa por medicar a los niños.

Si lo deseas puedes contactar con nosotros y haremos una valoración específica de las dificultades y necesidades de intervención de tu hij@ para mejorar tanto su conducta como su rendimiento y por supuesto su autoestima.

www.cmvillamed.es

PILAR BAOS REVILLA

PSICÓLOGA SANITARIA Y EDUCATIVA

COL. M-13138

CENTRO MÉDICO VILLAMED