Muchas veces nos olvidamos que el tiempo es el recurso más importante con el que contamos. Día a día el tiempo que se nos regala es el mismo para todos, lo importante, lo que marca la diferencia, es en qué lo empleamos; cómo lo utilizamos.  El tiempo es un recurso no renovable por eso debemos huir de los “ladrones de tiempo”, tales como la falta de planificación, el desorden, la indecisión o la confusión entre lo urgente y lo importante.

Para poder hacer un uso adecuado de nuestro tiempo debemos administrarlo siguiendo  los siguientes consejos:

  1. Dejar de malgastar el tiempo con cosas que no nos permiten avanzar en nuestros objetivos.
  2. Decidir objetivos. Debemos seleccionar las tareas a las que nos queremos dedicar. Diferenciar correctamente entre lo urgente y lo importante. Dividir las tareas entre lo que “es obligatorio”, lo que “debe salir hoy” y lo que “podría salir hoy”.
  3. Planificar el orden que va a ser más efectivo.
  4. Establecer prioridades y respetarlas. A veces mi prioridad no es lo más urgente o lo más urgente no es mi prioridad y ahí tengo que decidir en qué orden lo realizo y una vez decidido, respetarlo. El principal enemigo para gestionar nuestro tiempo es la PROCRASTINACIÓN (tendencia a posponer tareas  que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables).

Para definir correctamente nuestros objetivos éstos deben ser concretos y claros, medibles, alcanzables y realistas y deben someterse a plazos de ejecución.

Nunca hay tiempo suficiente para hacer todo, pero siempre hay tiempo suficiente para hacer lo más importante (BRIAN TRACY)

PILAR BAOS REVILLA

PSICÓLOGA SANITARIA

PSICÓLOGA EDUCATIVA

 CENTRO MEDICO VILLAMED

Nº COL. M-13138

www.cmvillamed.es