Muchas veces las familias con hijas adolescentes dudan sobre cuando éstas deben acudir a su primera revisión ginecológica.

Una vez iniciadas las relaciones sexuales se debe iniciar la supervisión médica correspondiente con el fin de analizar varios factores, tales como  planificación familiar, prevención de ETS (Enfermedades de transmisión sexual) y/o chequeos rutinarios de citología (recomendados a partir de los 21 años).

Chequeo de mama

Desde la  pubertad se aconseja  que se inicie y se instruya a las niñas en la autoexploración mamaria.  Los exámenes complementarios a través de mamografía están indicados, en líneas generales, desde los 40 años. La ecografía mamaria, por ser una técnica diagnóstica no invasiva,  se prescribe desde mucho antes.

Debido a la alta prevalencia  del cáncer de mama se aconseja que los chequeos rutinarios de screening se realicen una vez al año utilizando las técnicas correspondientes. En las primeras visitas se realiza la historia clínica y se sientan las bases para determinar  las necesidades individuales de diagnóstico preventivo.

Desde los servicios de promoción de la salud se anima a todas las adolescentes a que acudan a sus revisiones periódicas desde el inicio de sus relaciones sexuales tanto por motivos de prevención de embarazos no deseados, como por la prevención de determinadas enfermedades infecto-contagiosas.

Jeannette Vega Guerrero
Medicina general
Col. 28287483

www.cmvillamed.es